Tener dermatitis atópica en los tiempos de la química

Hace unos días, me hicieron una entrevista en Heraldo de Aragón (puedes leerla aquí) en la que hablamos sobre la creación de Somos Tierra España y cuáles fueron los motivos por los que empezamos a utilizar productos hechos en casa.

En esta entrevista salieron los problemas de piel que tiene mi hija, tiene dermatitis atópica.

Yo pensaba que había poca gente pero resulta que mi teléfono se volvió loco de sonar. Tuve montones de consultas por este tema. Resulta que por alguna razón, hay miles de peques con la misma dolencia que la mía.

Tengo una opinión personal sobre los motivos que hay tantos niños con dertatitis atópica pero como es solo eso, mi opinión no contrastada, me la guardaré.

A cada persona que llama o escribe le atiendo de mil amores y le recomiendo lo que creo que es mejor para su piel, pero como han sido tantas llamadas, quiero hablaros por aquí de lo que implica la dermatitis atópica y como ayudarnos a sobrellevarla.

Qué es la dermatitis atópica???

Lo primero que quiero dejar claro es que hablo desde la experiencia como madre, no soy médico ni mucho menos dermatólogo, pero sé lo que es sufrirla. Si algún médico lo lee y considera que hay algún fallo, estaré encantada de conocerlo y rectificarlo.

Lo que sí tengo son muchos conocimientos sobre las propiedades de las plantas y como aplicarlas.

Dicho esto… la dermatitis atópica es una enfermedad de la piel que, a día de hoy, no tiene cura.

Se manifiesta más en los niños, pero también hay adultos que siguen teniéndola y sufriéndola.

Para decirlo de una forma llana y sin tecnicismos, es como si las grietas que tiene la piel se abrieran mucho más de lo debido y eso permite que entren bacterias y se infecte la piel. Eso es a lo que llamamos tener un brote.

En el caso de mi hija, le salen en las articulaciones casi siempre, pero hay niños a los que les sale por otras partes del cuerpo.

Esos brotes pican cosa mala y los peques no pueden evitar rascarse. Y claro, cuanto más te rascas más te irritas, cuanto más te irritas más te rascas.

Ya tenemos el bucle hecho.

Cada niño es un mundo pero mi hija se rasca hasta sangrar.

Le salen más brotes con los cambios de tiempo y cuando está nerviosa.

Tratamiento para la dermatitis

No quiero que te lleves a engaño, no existe un tratamiento para CURAR la dermatitis. Ni existe en la farmacia ni existe en el mundo de la fitoterapia.

Lo único que se puede hacer es minimizar los síntomas para que sea más llevadero.

En el médico y en la farmacia lo que te dan son cremas hidratantes (químicas, muy químicas) y cortisona, dependiendo de la gravedad del brote y de lo dañada que esté la piel.

En el caso de mi hija era cortisona diaria. Parecía que le untábamos mantequilla encima de una tostada rugosa que era su piel. No quiero entrar en detalles pero la cortisona tiene muchos efectos secundarios como para ser un tratamiento de por vida.

Otras opciones para tratar la dermatitis

Al ver todos los efectos secundarios que la cortisona podría llegar a hacer en nuestra hija, nos pusimos a investigar.

Resulta que la suegra de mi hermana utilizaba el jabón yo hacía con mi abuela para sus problemas de piel.

Así que empezamos a tirar por ahí y comenzamos a aprender un montón de cosas sobre la enfermedad y sobre las propiedades de las plantas y aceites que podíamos utilizar.

En estos momentos mi hija no tiene brotes apenas excepto cuando se va de casa unos días y no se lleva nuestros jabones. Lo tenemos controlado.

Te digo lo que usamos:

Y ya, nada más.

Te garantizo que esto va a curar la dermatitis de tus peques???

No, claro que no, pero sí te aseguro que es una forma natural de ayudar a su piel sin efectos secundarios, de reducir e incluso eliminar los brotes, de calmar esos episodios de picor tan horribles y de alejarte de los productos químicos que arreglan una cosa fastidiando otra.

Y si alguien te dice que la puede curar al 100%… desconfía.

dermatitis

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

GDPR Cookie Consent with Real Cookie Banner